Con el otoño llegan las flores otoñales, los colores cálidos, las calabazas, las semillas rojas, los tonos naranjas, las hojas de color tierra…

Con las flores podemos hablar, como en la imagen, donde trasladamos el otoño a una mesa para dos personas. Una calabaza partida en dos, decorada con flores en tonos muy otoñales. Un bonito detalle para una cena especial que cualquiera puede organizar en casa.

Las flores pueden colocarse en cualquier sitio. Y donde las coloquemos, crearemos un punto atrayente de miradas y generador de bienestar por su belleza tranquila.

El centro de flores de la imagen es ideal para gente detallista, alguien que organiza una cena o comida y cuida todos los detalles. En este caso una cena otoñal, pero también puede tener otra temática, y adaptar la decoración floral sin importar lo grande o pequeña que sea.